Los secretos de marketing en “The Founder” que todo emprendedor debe saber

Los secretos de marketing en “The Founder” que todo emprendedor debe saber

 

El filme biográfico protagonizado por Michael Keaton que retrata la vida de Ray Kroc y cómo este convirtió un negocio familiar en el mayor imperio de restaurantes del mundo, esconde tras de sí un sin número de decisiones y estrategias decisivas que cualquier emprendedor ambicioso debería tomar en cuenta para alzar su negocio y resaltar entre otros.

 

La película relata la obra de Ray Kroc, un comerciante ambulante en la década de los 50 que descubre el restaurante de hamburguesas de los hermanos Dick y Mac McDonald en San Bernardino, famoso por implementar un sistema para entonces revolucionario; en el cual la comida era servida al momento de pedirla. Kroc inmediatamente se ve cautivado por la técnica y decide asociarse con los hermanos; convirtiendo su negocio en franquicias y expandiéndolo al punto de convertirlo en la cadena de restaurantes más esparcida por todo el mundo.

 

Cualquiera en el área de los negocios y el marketing se da cuenta al ver este filme que, mucho más allá de ser una biografía, representa una gran enseñanza en cuanto a lo que significa materializar y posicionar una idea, crear hitos y convertirse en un verdadero ícono y exponente de la cultura general.

 

Aquí expongo los que, a mi parecer, son las más significativas representaciones de lo que un verdadero visionario haría al momento de iniciar con una idea hasta convertirla en algo tangible.

 

 

Dime qué imagen das y te diré que clientes tienes

 

McDonald's

Arcos dorados, ícono de McDonalds

 

Cada área de los negocios satisface a determinado grupo de clientes, su target. Sin embargo, existen nichos más específicos en los que algunas empresas suelen penetrar. Incluso si es casi imposible complacer a todo el mundo, siempre existirá un punto en común que nos identifica a todos como seres humanos. Ese es el punto que una empresa debe encontrar y explotar al máximo.

 

A pesar de lo que la vida nos depare, todas las personas compartimos lo que la niñez significa: inocencia, energía abundante, curiosidad; y que todos venimos del seno de una familia. McDonald’s se encargó de que sus restaurantes se convirtieran en un templo, donde la familia se reunía alrededor de una mesa a partir el pan al tiempo que disfrutaba de un ambiente ameno. La empresa hizo algo que para la época nadie había hecho. Que la familia americana se identificara con McDonald’s fue uno de los factores determinantes para que la cadena se esparciera en los Estados Unidos; y poco a poco, se fue convirtiendo en un emblema innegable de esta cultura.

 

En ocasiones lo más simple es lo que nos puede llevar más lejos. Identificar carencias en un mercado tan común puede marcar una diferencia abismal, carencias que tal vez se encuentran a simple vista y que al cubrirlas nos hallaremos con una gran oportunidad de explotar algo valioso.

 

El nombre no lo es todo, pero casi

El nombre es parte de la imagen que nos identifica, nuestra insignia, lo primero que conocerán de nosotros. Nuestro nombre se convertirá en un resumen de lo que nos define.

 

Cuando Ray Kroc se hace cargo del negocio de los hermanos, Dick McDonald le pregunta que por qué no simplemente copió el sistema que crearon. Ray le hace saber que el verdadero valor de la compañía estaba en su nombre. McDonald’s representaba la esencia del americano, cualquier estadounidense que viera ese nombre podría sentirse identificado con su idiosincrasia. No era solo otro restaurante de hamburguesas, era un concepto que calaba en las mentes de las personas.

 

Aportar a algo que ya está creado

Porque alguien haya creado algo, no significa que esa persona sea la más apropiada para explotar esa idea. Existe la posibilidad de formar parte de un proyecto que no nos pertenece, y aun así contribuir lo suficiente para que este crezca. A partir de una idea ya constituida una persona puede actuar como complemento e impulso, incluso pudiendo llegando a ser más significativo que los propios pensadores originales.

 

Es completamente válido introducirse en un proyecto al que le vemos potencial, ya sea como inversor o simplemente como un empleado. Es posible que a la larga te conviertas en una pieza fundamental dentro del mismo.

 

A veces el negocio no está donde crees

 

Fuente: biography.com

Ray Kroc [Imagen: biography.com]

 

Posiblemente McDonald’s pudiese haberse expandido de manera considerable solo con las ideas de los hermanos. Pero lo que significó que el restaurante de los arcos dorados llegara a cada rincón de los Estados Unidos y del mundo fue la estrategia implementada por Kroc, quien descubrió que detrás de la industria de comida rápida existía un mercado naciente que él mismo debía explotar: bienes raíces.

 

Al hacerse dueño de casi la totalidad de los terrenos arrendados a las franquicias, Kroc logró conseguir su fortuna inicial, y con ella fundar The McDonald’s Corporation. Y de esta forma controlar todo el entorno alrededor de los restaurantes.

 

El que más trabaja valora más

Usualmente las personas que han enfrentado más dificultades en la vida son los que ven el verdadero valor a los frutos de su trabajo. A veces esto cuenta más que un inversor que pueda aportar una gran suma al proyecto.

 

El capital humano siempre será el primordial, no existe construcción sin personas que pongan los ladrillos. Hay que armarse de un equipo confiable y leal, que comparta tus ideas y esté igual de dispuesto que tú a sacrificarse por la causa. Esto asegura solidez.

 

 

Y finalmente, aléjate de quien te ponga obstáculos

El mundo de los negocios es un constante campo de batalla donde siempre ruedan cabezas; todo se vale en la guerra y en el amor, y los negocios son una guerra. Siempre habrá alguien que no crea en tus ideales, que pondrá trabas y hará más difícil tu camino. Encárgate de que esto influya lo más mínimo en tu desarrollo, y mueve tus piezas a favor de defender lo que consideras que tiene potencial.

Deja un comentario

Menú de cierre